Sevilla se rinde a la guitarra española

Guitarra

 

Como dice el estribillo de la canción, “Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende”… Pero, para el que suscribe, Sevilla tiene también un sonido inconfundible: el de las dulces, alegres y particulares notas de las guitarras que, ‘duendes’ anónimos y reconocidos artistas, sacan de las cuerdas de tan noble instrumento en cualquiera de sus esquinas y abarrotados saraos.

La guitarra española es un sensual instrumento de seis cuerdas cuyas curvas recuerdan las voluptuosas caderas de una mujer, y que en manos expertas puede despertar los más duros tímpanos, poner el vello de punta a pieles de diversa sensibilidad o derretir corazones con unos simples acordes.

 

Difícil resulta desvelar los secretos del arte de la guitarra española. Hasta su procedencia tiene un cierto misterio sin resolver. Los expertos consideran que su antecedente más remoto bien podría remontarse a un instrumento musical de cuatro cuerdas fabricado por los hititas, unos 1.400 años a.C. Sin embargo, no se ponen de acuerdo en su origen. Unos sostienen que procede de la cítara griega traída a la península Ibérica por los romanos en el siglo IV d.C. y otros apuestan que desciende del ud arábigo, instrumento musulmán del siglo VIII.

 

Teorías y contradicciones aparte, podemos afirmar que la guitarra española es una evolución y mezcla de instrumentos de raíces europeas y árabes, como la vihuela y el laúd, que hicieron las delicias de los cortesanos y el populacho en la edad media con el diestro tañer de juglares y trovadores.

 

En el siglo XVI se incorporó la quinta cuerda que fue popularizándose hasta conseguir un notable éxito en las principales cortes europeas, donde ya era conocida como la guitarra española. En el siglo XVIII sufrió una importante transformación y la llegada de la sexta cuerda, que tuvo su origen en Italia, aunque fue construida por el español Antonio de Torres Jurado en el XIX.

 

Una de las variedades más conocidas de la guitarra clásica española es la popular guitarra de flamenco, que es de gran parecido, pero que varía en su menor tamaño, la utilización de distintas maderas y por ofrecer un sonido más percusivo. partes

 

Son muchos los compositores que han inmortalizado a la guitarra con sus obras. Españoles como Andrés Segovia, Manuel de Falla, Joaquín Turina, Federico Moreno-Torroba  Joaquín Rodrigo… Europeos como Mario Castelnuovo-Tedesco, Alexander Tansman… y latinoamericanos como Manuel Poncey Heitor Villalobos… Artistas que han dejado su talento en cientos de partituras para que luzca con el sonido de sus hilos y de su caja acústica de madera.

 

Sevilla es un santuario para este instrumento. Entre sus callejuelas y plazas se ofrecen numerosos establecimientos donde degustar su musicalidad, y se erigen prestigiosas escuelas donde aprender a tocarla, a sentirla, a amarla. Mundialmente conocido es su Festival de Guitarra y Concurso Internacional de Guitarra, cuya V edición se celebra en estos días y donde se rinde sentido homenaje a uno de sus mejores intérpretes de todos los tiempos: Paco de Lucía (vídeo). paco-de-lucia-

 

Todas las semanas en el Hotel Palacio de Villapanés, la guitarra es, junto al flamenco, nuestra protagonista de entrañables veladas musicales. Te invitamos a que las descubras.

 

Fotos: Fotolia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario