Las siete reglas de oro para sorprender a tu pareja en un hotel de cinco estrellas

[:es]203_03

Para disfrutar plenamente de un hotel de cinco estrellas y conseguir que deje una huella imborrable en el corazón de tu acompañante, debes plantear un viaje a una ciudad maravillosa y asegurarte de que el hotel en cuestión pueda sorprenderl@ permanentemente… que vaya más allá: que cumpla los ‘placeres y maldades’ de Los Siete Pecados Capitales ¿Nos hemos vuelto locos? No, sigue leyendo…

1.- Soberbia: La ciudad y el hotel que elijas deben ser soberbios. Sevilla es una ciudad preciosa, monumental, única en el mundo y su mejor hotel de lujo, el Palacio de Villapanés, una joya arquitectónica sin igual… De todo ello nos vanagloriamos, presumimos y nos sentimos orgullosos los sevillanos y los empleados de este gran hotel cinco estrellas. Si vienes a comprobarlo entenderás que nuestra soberbia está justificada… Y tú podrás enorgullecerte de que has estado aquí.

2.- Avaricia: ¿Lo quieres todo? Sí, pídelo todo, la mejor y más lujosa y equipada suite, grande, lujosa, con detalles exclusivos, date un baño en la piscina de la terraza del hotel mientras contemplas unas vistas increíbles, baja a darte un masaje al spa wellness, quédate a las veladas nocturnas de flamenco a escuchar buena música y deleitarte con el pasional baile, pide en recepción que te consigan tus ‘caprichos’ más personales…

3.- Gula: Tenemos uno de los mejores restaurantes de la ciudad, con un chef de categoría, una completísima bodega y una variada carta, original fusión de platos de tradición y creatividad…, Pero debes disfrutar la comida a tu aire, a tu antojo, un día reserva en cualquiera de los románticos rincones, patios, fuentes o salitas del Palacio… Otro, encarga que te sirvamos una cena íntima en tu cálida suite y brinda con champagne o cava por ese momento tan especial.

4.- Ira: ¿Alguna vez has sentido ese sentimiento de impotencia cuando el lugar visitado o el hotel no ha colmado tus expectativas? La ira y la violencia no conducen a nada. Nosotros te haremos olvidar esos malos momentos, porque tratamos de transmitir positividad, alegría, humor…, como genuinos sevillanos, y realizamos nuestro trabajo con humildad y profesionalidad pensando siempre en satisfacer lo mejor posible las peticiones de nuestros visitantes.

5.- Lujuria: Caer en manos de Cupido es sólo para ‘mayores’ de 18 años. Hace tiempo, en mi época, en estas circunstancias aparecían dos rombos en la televisión y me mandaban a la cama ¡Uy! ¡Ya he dado una pista! ¡Qué San Valentín me perdone! Como nuestro blog está en internet al alcance de los menores, rogamos que nos disculpéis y dejemos a tu imaginación las ‘actividades’ que van en este apartado.

6.- Envidia: Has quedado enamorado de Sevilla y del glamour del Hotel Palacio de Villapanés. Lo sabemos. Pues ¡Cuéntalo! Sólo por ver la cara de asombro y de ‘celos’ que te pondrán tus amigos, compañeros, conocidos, vecinos y familiares, valdrá la pena haber venido.

7.- Pereza: Quizá estés cansado de pasear por una ciudad sorprendente en cada esquina y seguro que todavía te queda mucho por ver y hacer en Sevilla, muchísimo. No te apetece salir del hotel ¿Verdad? ¿Te da pereza? Piensas en la terraza, en el spa, en la enorme y cómoda cama de tu habitación, en tomarte un buen vino contemplando los tejados y torreones de Sevilla…

Pues, en el punto medio está la virtud, quédate a descansar y ‘exprime’ nuestras instalaciones. Y hablando de pereza, ¿Todavía te da pereza hacer este viaje? Reserva en el Hotel Palacio de Villapanés de Sevilla y ten una experiencia que, ni el mismo Dante Alighieri ni Santo Tomás de Aquino, los más grandes y famosos estudiosos del ‘vicio’ humano, puedan imaginar como fuentes del ‘placer’.[:en]203_03 Para disfrutar plenamente de un hotel de cinco estrellas y conseguir que deje una huella imborrable en el corazón de tu acompañante, debes plantear un viaje a una ciudad maravillosa y asegurarte de que el hotel en cuestión pueda sorprenderl@ permanentemente… que vaya más allá: que cumpla los ‘placeres y maldades’ de Los Siete Pecados Capitales ¿Nos hemos vuelto locos? No, sigue leyendo…

1.- Soberbia: La ciudad y el hotel que elijas deben ser soberbios. Sevilla es una ciudad preciosa, monumental, única en el mundo y su mejor hotel de lujo, el Palacio de Villapanés, una joya arquitectónica sin igual… De todo ello nos vanagloriamos, presumimos y nos sentimos orgullosos los sevillanos y los empleados de este gran hotel cinco estrellas. Si vienes a comprobarlo entenderás que nuestra soberbia está justificada… Y tú podrás enorgullecerte de que has estado aquí.

2.- Avaricia: ¿Lo quieres todo? Sí, pídelo todo, la mejor y más lujosa y equipada suite, grande, lujosa, con detalles exclusivos, date un baño en la piscina de la terraza del hotel mientras contemplas unas vistas increíbles, baja a darte un masaje al spa wellness, quédate a las veladas nocturnas de flamenco a escuchar buena música y deleitarte con el pasional baile, pide en recepción que te consigan tus ‘caprichos’ más personales…

3.- Gula: Tenemos uno de los mejores restaurantes de la ciudad, con un chef de categoría, una completísima bodega y una variada carta, original fusión de platos de tradición y creatividad…, Pero debes disfrutar la comida a tu aire, a tu antojo, un día reserva en cualquiera de los románticos rincones, patios, fuentes o salitas del Palacio… Otro, encarga que te sirvamos una cena íntima en tu cálida suite y brinda con champagne o cava por ese momento tan especial.

4.- Ira: ¿Alguna vez has sentido ese sentimiento de impotencia cuando el lugar visitado o el hotel no ha colmado tus expectativas? La ira y la violencia no conducen a nada. Nosotros te haremos olvidar esos malos momentos, porque tratamos de transmitir positividad, alegría, humor…, como genuinos sevillanos, y realizamos nuestro trabajo con humildad y profesionalidad pensando siempre en satisfacer lo mejor posible las peticiones de nuestros visitantes.

5.- Lujuria: Caer en manos de Cupido es sólo para ‘mayores’ de 18 años. Hace tiempo, en mi época, en estas circunstancias aparecían dos rombos en la televisión y me mandaban a la cama ¡Uy! ¡Ya he dado una pista! ¡Qué San Valentín me perdone! Como nuestro blog está en internet al alcance de los menores, rogamos que nos disculpéis y dejemos a tu imaginación las ‘actividades’ que van en este apartado.

6.- Envidia: Has quedado enamorado de Sevilla y del glamour del Hotel Palacio de Villapanés. Lo sabemos. Pues ¡Cuéntalo! Sólo por ver la cara de asombro y de ‘celos’ que te pondrán tus amigos, compañeros, conocidos, vecinos y familiares, valdrá la pena haber venido.

7.- Pereza: Quizá estés cansado de pasear por una ciudad sorprendente en cada esquina y seguro que todavía te queda mucho por ver y hacer en Sevilla, muchísimo. No te apetece salir del hotel ¿Verdad? ¿Te da pereza? Piensas en la terraza, en el spa, en la enorme y cómoda cama de tu habitación, en tomarte un buen vino contemplando los tejados y torreones de Sevilla…

Pues, en el punto medio está la virtud, quédate a descansar y ‘exprime’ nuestras instalaciones. Y hablando de pereza, ¿Todavía te da pereza hacer este viaje? Reserva en el Hotel Palacio de Villapanés de Sevilla y ten una experiencia que, ni el mismo Dante Alighieri ni Santo Tomás de Aquino, los más grandes y famosos estudiosos del ‘vicio’ humano, puedan imaginar como fuentes del ‘placer’.[:]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario