LOS MEJORES PALACIOS DE SEVILLA

Uno de los planes más atractivos de los que disfrutar en Sevilla es conocer sus preciosos palacios. En este post vamos a intentar destacar los diez palacios más espectaculares de la ciudad:

 

  1. Real Alcázar

 

De visita obligada el Real Alcázar es uno de los monumentos más importantes de Sevilla y uno de los palacios en uso más antiguos del mundo. Declarado Patrimonio de la Humanidad  por la UNESCO en 1987 recibe más de 1 millón de visitas al año.

 

No se trata solo de un lugar con grandísima relevancia histórica, sino que además es uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos y curiosos del país, mezclando estilos propios del arte musulmán, gótico, renacentista, barroco y romántico.

 

En el año 913 Abderramán III ordenó la construcción de un nuevo centro de gobierno sobre un antiguo asentamiento visigodo que antes había sido romano. Este detalle “multicultural” de su construcción parece un anticipo de los muchos vaivenes históricos que irían dando forma a su apariencia actual.

 

En 1248 con la conquista de Sevilla por parte de Fernando III el Real Alcázar se convierte en Palacio Real (estatus que conserva a día de hoy) y posteriormente vivirá numerosas reformas iniciadas por su hijo Alfonso X quien mandó construir el Palacio Gótico. En 1364, Pedro I encargará el Palacio Mudéjar, una de las zonas más espectaculares del conjunto. Los toques renacentistas del Real Alcázar vienen de las reformas realizadas durante el reinado de los Reyes Católicos.

 

Como curiosidad os comentamos que algunas partes del Real Alcázar han sido utilizadas como escenario para la popular serie Juego de Tronos.

 

 

  1. Casa Pilatos

 

La Casa de Pilatos es el palacio de los duques Medinaceli. Por este motivo, el edificio mudéjar español presenta una clara influencia del Renacimiento italiano. Esta rica combinación hace de esta casa palacio una visita imprescindible para los amantes de la arquitectura.

 

La construcción del palacio se inició en 1483, por iniciativa y deseo de Pedro Enríquez de Quiñones (IV Adelantado Mayor de Andalucía) y su segunda esposa Catalina de Ribera, fundadores de la Casa de Alcalá. Tras el fallecimiento de sus padres fueron los hijos quienes se encargaron de completar la decoración del palacio.

 

El  nombre de Casa de Pilatos proviene de un Vía Crucis que se comenzó a celebrar en Sevilla en el siglo XVI. Este Vía Crucis empezaba en la puerta del palacio como primera estación, finalizando en el templete de la Cruz del Campo (barrio de Nervión),  lo que sería el germen de la Semana Santa en Sevilla.

 

  1. Casa Palacio de la Condesa de Lebrija

 

Situado en el número 8 de la calle Cuna, paralela a la famosa calle Sierpes, el Palacio de la Condesa de Lebrija es un magnífico Palacio y Museo. Su origen se remonta al siglo XVI y es considerada la “casa-palacio mejor pavimentada de Europa”.

 

En 1901 fue adquirido por la condesa de Lebrija  para que albergase su valiosa colección de antigüedades, hasta esa fecha había pertenecido a distintas familias nobles de la ciudad. La familia de la condesa residió en la casa hasta 1990, fecha en la que se convirtió en una casa museo.

 

Si decide visitar esta casa museo podrá disfrutar de un excelente conjunto de mosaicos romanos, además sus salas atesoran multitud de restos arqueológicos de incalculable valor histórico y artístico: vasos, ánforas, columnas, vasijas y esculturas. Además de los restos arqueológicos pueden observarse elementos de la época árabe y romana, una colección de brocales de pozo, ánforas, columnas y esculturas, bustos grecorromanos y representaciones mitológicas, junto con otros de estilo chino y persa.

Entre sus obras pictóricas destacan piezas de Van Dyck, de Bruegel el viejo, cuadros de la Escuela de Murillo.

 

 

  1. Casa de las Dueñas

 

 

El Palacio de las Dueñas es una residencia privada propiedad de la Casa de Alba que despierta un gran interés por su valor histórico, arquitectónico, artístico y por haber sido la residencia de la carismática Cayetana de Alba.

 

Esta espectacular casa palacio fue construida entre los siglos XV y XVI sobre el monasterio de Santa María de las Dueñas, de ahí su nombre. Desde su construcción siempre ha pertenecido a familias nobles de Sevilla hasta que en 1612 paso a manos de la Casa de Alba gracias al matrimonio entre Antonia Enríquez de Ribera y Fernando Álvarez de Toledo, que sería el VI duque de Alba.

 

  1. Palacio de San Telmo

 

El Palacio de San Telmo en la actualidad es la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Situado en la Avenida de Roma se concibió para instalar la sede del colegio-seminario de la Universidad de Mercaderes.

 

Su fachada principal situada en la calle Palos de la Frontera data de 1754  y es una de las más famosas de la arquitectura barroca- churrigueresca.

 

Su fachada lateral tiene esculturas de personajes ilustres sevillanos (nacidos y de adopción) ejecutada en 1895 por  Antonio Susillo,  podemos ver a Diego Velázquez, Miguel Mañara, Lope de Rueda, Diego Ortiz de Zúñiga, Fernando de Herrera, Luis Daoíz, Benito Arias Montano, Bartolomé Esteban Murillo, Fernando Afán de Ribera, Bartolomé de las Casa, Rodrigo Ponce de León, de Cádiz y Juan Martínez Montañés.

 

  1. Casa de los Pinelo

 

La Casa-Palacio de los Pinelo es la sede de la Reales Academias de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y Sevillana de Buenas Letras. El objetivo de estas corporaciones es la difusión de las Bellas Artes mediante actividades de promoción, difusión y divulgación pública, estudios, conservación y restauración de obras de arte y materiales que constituyan parte del legado.

 

El canónigo de la catedral hispalense don Diego Pinelo encargó su construcción durante el primer tercio del siglo XVI, convirtiéndose en una de las primeras y más importantes casas nobiliarias de Sevilla. Hasta 1524 perteneció a la familia Pinelo que decidió donarla a la Catedral de Sevilla.

 

Desde entonces sirvió de residencia de los Canónigos de la Catedral, hasta las desamortizaciones del siglo XIX. Al pasar a manos particulares tuvo varios usos; a principios del siglo XX fue un hotel. En 1966 pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Sevilla.

 

  1. Palacio de los Marqueses de la Algaba

 

Mandado construir por el Señor de la Algaba en 1474, el Palacio de los Marqueses de la Algaba se encuentra ubicado en la calle Feria, detrás del Mercado de Abastos. Se considera una de las mejores muestras del arte mudéjar civil.

 

Actualmente es un referente cultural en el distrito Casco Antiguo de Sevilla ya que es la

sede del Área de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales y alberga una importante colección museográfica además de ofrecer unas magnificas instalaciones a los vecinos sevillanos.

 

 

  1. Casa de la Provincia

 

Situada en la Plaza del Triunfo de Sevilla, en el corazón de su zona monumental, entre la Catedral y los Reales Alcázares, y frente al Archivo de Indias se encuentra la Casa de la Provincia.

 

Durante muchos años ha sido la sede de la Diputación de Sevilla hasta que en 1999 se estableció como lugar privilegiado para la promoción de la ciudad de Sevilla.

 

  1. Casa Salinas

 

Situada en pleno Casco Antiguo de Sevilla se encuentra la Casa Salinas, casa palacio del siglo XVI.

 

La casa recibe su nombre porque desde principios del siglo XX es propiedad de la familia Salinas. Esta familia se ha encargado de restaurarla minuciosamente para devolverle su aspecto original.

 

En la actualidad, luce sus primitivas estructuras del siglo XVI con elementos propios de la época de su construcción, armonizados estéticamente como se refleja en sus interiores cálidos y confortables.

 

 

  1. Palacio de Villapanés

 

La casa-palacio, fue construida en el siglo XVIII por el Marqués de Torreblanca del Aljarafe. Originalmente el Palacio contaba solo con la casa principal, sus azoteas y bellos miradores y un jardín.

 

A lo largo de los años siguientes, el Marques de Villapanés asumió los títulos y bienes del Marqués de Torreblanca del Aljarafe.

 

Hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se amplía el Palacio con dos nuevos edificios y en el año 2006 se inició la reforma y la construcción de nuestro Hotel.

 

Se incorpora el patio trasero y el edificio de dos plantas frente a la casa principal. Del ala izquierda sólo se pudo recuperar parte de la fachada. Muchos de los detalles originales fueron laboriosamente restaurados: el escudo nobiliario en la escalera principal con su bóveda de carroza decorada, todas las columnas del patio central, el parquet del salón del bar, así como los azulejos de la Recepción y las puertas de madera que lucen su espectacular acabado.

 

Desde diciembre de 2009, el edificio está protegido como Bien de Interés de la ciudad de Sevilla.

 

Considerado una de las principales maniestaciones barrocas del siglo XVIII. Declarado Bien de Interés Cultural, conserva una gran mayoría de elementos arquitectónicos originales. Espacios íntimos y personales pensados para el disfrute y relax.
Gran valor histórico y patrimonial. Situación de privilegio en el centro histórico de Sevilla.

 

Tener la oportunidad de dormir en un lugar como el Palacio de Villapanés con una historia tan rica es un auténtico lujo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario