Entradas

Leyendas de la Catedral de Sevilla

Catedral de Sevilla

Hagamos una Iglesia que los que la vieren labrada nos tengan por locos” así tradujo el pueblo lo que habían decidido en sus reuniones los canónigos de Sevilla en 1401. Estaban dando a luz, sin saberlo del todo, esta maravilla que hoy contemplamos y cuya historia resulta sorprendente.

Las Lágrimas de San Pedro, los Restos de Cristóbal Colón, el Giraldillo o el Lagarto son algunas de las leyendas que dan vida a los muros de la Catedral gótica más grande del mundo.

 

EL GIRALDILLO

GIRALDILLO

…una vez me mandó que fuese a desafiar a aquella famosa giganta de Sevilla, llamada Giralda, que es tan valiente y fuerte como esta de bronce y sin mudarse de un lugar, es la más movible y voltaria mujer del mundo…”

Capítulo 14, “Caballero del Bosque”

El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha 

Miguel de Cervantes

 

El Giraldillo, símbolo de la ciudad de Sevilla, estatua renacentista de bronce que representa la Fe victoriosa y corona la torre de la Giralda, quizás la más majestuosa obra del Renacimiento Sevillano.

Es una veleta y da nombre a la torre que la sostiene. En la mano derecha lleva un gran estandarte, con el que choca el viento y en la izquierda, sostiene una palma, símbolo del cristianismo. En la cabeza lleva un casco y va vestida como una auténtica Minerva.

Pesa 1300Kg. y  mide 7,5m. Fue fundida y esculpida por Bartolomé Morel en el año 1568.

 

EL LAGARTO

lagarto

En el patio de los naranjos, en el lado de la nave Este, justo antes de acceder por la puerta de la granada, y colgados en la parte superior a la entrada se encuentran 4 objetos: un cocodrilo de madera de tamaño natural suspendido de las vigas del techo y adosados a la pared superior de la puerta se encuentran un bocado de caballo, un colmillo de elefante y un bastón de mando.

Por el año 1260, el sultán de Egipto envió una embajada al Rey Alfonso X “El Sabio” para pedir la mano de su hija. La embajada trajo diversos presentes, entre ellos: un hermoso colmillo de elefante, un cocodrilo del Nilo vivo y una jirafa domesticada con su montura. El Rey Castellano rechazó la petición de mano de su hija y aquí se quedaron el cocodrilo, la jirafa y los presentes. Pasando el tiempo y muerto el cocodrilo se disecó y su piel rellena de paja fue colgada en los patios de los naranjos juntos con la montura, el colmillo y el bastón de mando.

El cocodrilo actual está tallado en madera por un autor desconocido y se estima del Siglo XVI. Hoy en día sólo se conserva la estructura restaurada del animal en madera, popularmente llamado “Lagarto” por no conocerse, en aquel momento, espécimen mayor que dicho animal y dando nombre tanto a la nave del patio que lo contiene como a la puerta de acceso.

Dice la leyenda que esos objetos fueron puestos en representación de las virtudes cardinales: el cocodrilo como la prudencia, el colmillo como la fortaleza, la montura como la templanza, y el bastón de mando como la justicia.

En la actualidad, el Lagarto es uno de los objetos más populares de la Catedral y más buscado por niños y adultos que se asombran de semejante elemento puesto en un lugar tan sagrado como es este templo.

La Bienal de Flamenco 2016

bienal4

El río Guadalquivir va entre naranjos y olivos.

Los dos ríos de Granada bajan de la nieve al trigo.

¡Ay, amor que se fue y no vino!

El río Guadalquivir tiene las barbas granates.

Los dos ríos de Granada, uno llanto y otro sangre.

¡Ay, amor que se fue por el aire!

Para los barcos de vela Sevilla tiene un camino;

por el agua de Granada sólo reman los suspiros.

¡Ay, amor que se fue y no vino!

Poema del Cante Jondo

Romancero Gitano

Federico García Lorca 1931

Leer más

Verano en Sevilla (I)

[:es]

Vistas y terraza con piscina en Hotel de lujo Palacio Villapanés

Vistas y terraza con piscina en Hotel de lujo Palacio Villapanés

El verano en Sevilla invita a bañarse en sol y luna mientras se pasea por una de las ciudades más bellas del mundo, a empaparse de cultura con visitas a espectaculares monumentos, conciertos de música y representaciones teatrales, a mezclarse con la gente a la vez que se prueba una gastronomía sana, variada y deliciosa y, por supuesto, a disfrutar de un verdadero hotel de cinco estrellas, donde relajarse con sugerentes lujos y refrescantes placeres… ¿Aceptas nuestra invitación? Leer más

Las mejores app para visitar Sevilla (II)

[:es]¿Cuántas veces has ido a una ciudad de visita y te has hecho un lío con su infraestructura de transporte o, simplemente, te has perdido? Ya no tienes excusa, con la ayuda de las nuevas tecnologías y aplicaciones para móviles y tabletas visitar cualquier ciudad es un ‘juego de niños’. Por ejemplo, apúntate a las que hay para Sevilla. Sigue leyendo y… ¡Muévete por Sevilla!
Leer más

Las mejores app para visitar Sevilla (I)

[:es]Aplicación visitar Sevilla | Hotel Sevilla Palacio Villapanés 5 estrellas

Cada vez son más populares las apps que ayudan a los turistas a conocer y desenvolverse con soltura por una ciudad. Si tienes planeado venir a Sevilla toma nota de las que te vamos a explicar a continuación. Te interesará descargártelas en tu móvil o tableta. Leer más

Sevilla, una ciudad cargada de historia para un turista

[:es]sevilla archivo de indias

Sevilla es una ciudad milenaria que, junto a Venecia y Génova, puede presumir de poseer uno de los tres cascos antiguos más grandes de toda la vieja Europa, y que encierra entre sus límites un patrimonio cultural y artístico de primera magnitud y belleza. Si quieres saber más sigue leyendo y si estás decidido a venir, mete en la maleta calzado cómodo, palo de ‘selfy’ y cámara fotográfica, porque tendrás mucho que ver y fotografiar… Nosotros nos encargaremos de que vuelvas con una sonrisa. Leer más

Sevilla se rinde a la guitarra española

Guitarra

 

Como dice el estribillo de la canción, “Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende”… Pero, para el que suscribe, Sevilla tiene también un sonido inconfundible: el de las dulces, alegres y particulares notas de las guitarras que, ‘duendes’ anónimos y reconocidos artistas, sacan de las cuerdas de tan noble instrumento en cualquiera de sus esquinas y abarrotados saraos. Leer más

¿Necesitas una excusa para volver a Sevilla?

Son tantas las razones que podemos darte para venir a Sevilla, que necesitaríamos un blog entero para poder demostrarte el verdadero encanto de esta ciudad.

Desde el Palacio de Villapanés estamos convencidos que Sevilla es una de las ciudades más impresionantes del mundo y queremos compartir con todos nuestros amigos y clientes que ahora, en verano, es un gran momento para visitar los encantos de esta ciudad, que no deja indiferente a nadie:

1.- Para vivir la historia de primera mano

Ciudad patrimonio de la humanidad gracias a su Catedral gótica, de mayor planta del mundo, el Alcázar y el Archivo de Indias. Si eres amante de la historia, no puedes perderte la visita del palacio real más antiguo de Europa, en el que se conservan los archivos de la época que demuestran que Sevilla tuvo un esplendor especial en el mundo.

2.- Para tocar el cielo

“De Sevilla al cielo”. Sabemos que el refrán no es exactamente este, pero con él damos pié a hablarte de la gran cantidad de terrazas y azoteas en las que puedes disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad, mientras te tomas una copa. Sitios como el Gourmet Experienca de El Corte Inglés, La azotea de la Alicantina o del Restaurante Oriza son algunos de los espacios de “ocio con vistas” que no debes perderte.

Pero, sin lugar a dudas, el lugar más especial de Sevilla para tocar el cielo es la Giralda, que sigue atrayendo a miles de visitantes todos los días.

3.- Para saborear el Sur

Ferrán Adriá dijo en una ocasión que “Sevilla no se puede explicar, hay que vivirla y saborearla. Tiene un alma única. Cuando aterrizas en la ciudad y comienzas a pasear por sus calles, sientes pura magia… Puedo decir que Sevilla es una de las ciudades más increíbles que he visto en todo el mundo”.

Grandes restaurantes con bastante historia, solera y tradición hacen que la restauración de la ciudad sea otro de los atractivos más buscados.

4.- Para vivir la fiesta

En Sevilla se vive y se disfruta la calle. El calor humano y la hospitalidad de los sevillanos harán sentir, a todo el que participe de sus fiestas, como si fuera un ciudadano más.

La belleza, el misterio y la grandiosidad de la Semana Santa de Sevilla es mundialmente conocida. No se trata de un museo en la calle, porque las imágenes para el sevillano, son mucho más que una obra de arte. La imagen es la devoción y es la vida reflejada en los ojos verdes de la Virgen del Valle, o en ese paso de la misma cofradía donde Jesús es coronado de espinas mientras el rostro de todos los visitantes se refleja en los espejitos de la rocalla del paso.

Qué decir de la Feria de Abril. La alegría, el colorido y la belleza empapa las calles de una Sevilla engalanada, hasta la bandera, para demostrar que en Sevilla se disfruta, se vive y se comparte.  Una ciudad que con su Feria alcanza el culmen de el carácter femenino por obra y gracia de la belleza.

Se trata de un derroche de belleza en sí misma. Sólo hay que dejarse llevar por los sentidos, comer, beber y agitar el pecho por el baile, apuntando al cielo cuajado de farolillos venecianos.

No podemos olvidar también el Corpus, en pleno mes de junio. Una de las procesiones más bellas de todo el territorio nacional. Toda la plata del Renacimiento y el esplendor del Barroco unidos en esta fiesta en la que, como dice el refranero popular, “es uno de esos jueves que relucen más que el sol”.

Pero en Sevilla, no hay fiesta sin toros ni toros sin fiesta: Una fiesta nacional que está íntimamente ligada a la ciudad y que, según dijo Curro Romero, “sólo basta ir un día a una corrida de toros a la Plaza de la Maestranza. Es una lección de categoría que tienen los sevillanos. Silencian en el fracaso y se entusiasman al apreciar el arte en el triunfo. Por eso vivo y disfruto todos los días de Sevilla”.

Y finalizamos con la Navidad, una fiesta muy atractiva, no por su nieve ni sus trineos, sino por su luz. Sólo hay que pasear por sus calles llenas de gente que disfruta de ese sol de diciembre que es ajeno en otras latitudes. Un sol amable y templado que le saca a la ciudad sus mejores colores.

5.- Para descansar

A Sevilla también la llaman la ciudad del silencio y del descanso. Parece una paradoja, por el movimiento local y social de los sevillanos, pero lo que nadie cuestiona es que… también tienen que descansar. Este es el momento en el que amanece otra Sevilla, la del silencio, la oscuridad, el recogimiento y el descanso.

Una experiencia inolvidable que no te puedes perder. Pasear por sus calles y terminar la jornada en el Hotel Palacio Villapanés, del siglo XVIII, hará que te enamores aún más de esta ciudad. ­­ Una ciudad que, según la Duquesa de Alba, “es la ciudad más maravillosa del mundo”.