Semana Santa y el Palacio

No se puede afirmar que conoces Sevilla sino has estado en Semana Santa, porque forma parte de sí misma, de su historia, de sus muros, de sus iglesias, de la idiosincrasia de los sevillanos; una fervorosa ciudadanía que durante todo un año prepara este singular acontecimiento con un mimo y una pasión tan especial, que es merecedora de ser Fiesta de Interés Turístico Internacional a la altura de la Feria de Abril.

¿Quieres saber más del porqué lo han conseguido? En términos racionales no existe respuesta al porqué, no hay base científica para explicar el porqué se sienten las manifestaciones de fe con una desmesurada intensidad, ni el porqué se cree en un Dios… Pero los que hemos vivido una Semana Santa en Sevilla, sí podemos desvelar que toda una ciudad puede fusionar pasión, sentimiento y arte hasta ir más allá de lo puramente religioso para convertirlo en un espectáculo digno de ser vivido.

Semana Santa en Sevilla

La Semana Santa de Sevilla no sólo te deja prendado por la belleza de los pasos, verdaderos conjuntos artísticos compuestos por expresivas tallas de escultores consagrados del barroco español, por una rica orfebrería y por elaborados mantos de las imágenes magistralmente bordados con finos hilos de oro… También, la peculiar estética que todo lo envuelve te engancha y te anima a participar y te trasmite un montón de sensaciones diferentes: el aroma a azahar e incienso, la tenue iluminación de cirios y velas anunciando la llegada de los pasos, la marcialidad de las bandas de música, y el lento caminar de nazarenos, penitentes, acólitos y cofrades desfilando bajo un colorido manto de túnicas y capirotes, que contrastan con el negro fúnebre de los trajes y mantillas de las plañideras.

Entre la música de las bandas y los sonidos secos de las órdenes y el martillo de los capataces, se escuchan ‘sordos’ sollozos de dolor de los costaleros soportando el implacable peso de los pasos. Unos ‘silencios’ sólo rotos por las repentinas, pero esperadas saetas flamencas, cantadas desde balcones y rellanos, llenas de pasión y una musicalidad artística de una originalidad y sentimiento que difícilmente pasa desapercibida a la sensibilidad humana. Esta tradición que se remonta al siglo XIV y donde participan más de 70 cofradías y miles de sevillanos, no te dejará indiferente.

Te sorprenderá desde el gentío abarrotando las calles y plazas, esperando respetuosa y pacientemente horas y horas para ver pasar la procesión, hasta la ‘humilde’ y deliciosa oferta gastronómica compuesta por ‘salados’ platos de bacalao y ‘dulces’ torrijas… que sirven bares, restaurantes y tabernas, para reconfortar a propios y extraños. Este año la Semana Santa comienza el 29 de marzo, Domingo de Ramos y finaliza el 5 de abril, Domingo de Resurrección. Todos los días hay procesiones diurnas y nocturnas, aunque las más espectaculares son las que tienen lugar del Jueves Santo al Domingo de Resurrección. 

Consulta en la recepción los horarios y rutas de este evento tan especial para nosotros. Pero te recomendamos que no te pierdas el Lunes Santo el Misterio de Jesús de la Redención, también conocido como el Misterio del Beso de Judas, que sale de la Iglesia de Santiago, situada justo enfrente del nuestro Hotel Palacio de Villapanés, donde te ofrecemos una vista privilegiada e inmejorable a la procesión.