Hotel en Sevilla Palacio de Villapanés

¿Quién no ha soñado con vivir unos días en un Palacio?

A unos pasos del histórico barrio de Santa Cruz, junto al centro neurálgico de la ciudad de Sevilla, se levanta el Hotel Palacio de Villapanés, una joya que brilla en todo su esplendor conservando su legado barroco, al mismo tiempo que te transporta a la época mudéjar invitándote a ser protagonista de la historia.

Construido en el siglo XVIII por Don Manuel López Pintado, el primer marqués de Torreblanca de Aljarafe, el Palacio de Villapanés ha sido exquisitamente reformado manteniendo su riqueza arquitectónica, convertido en un lujoso hotel se viste con la elegancia de su estilo clásico en perfecta combinación con un ambiente distinguido donde podrás dejarte llevar con los cinco sentidos por la fusión entre el diseño moderno y la cultura andaluza para descubrir y vivir la Sevilla más auténtica. En cuanto cruzas su entrada, descubres la experiencia de ser protagonista de la vida palaciega, respirando la fusión de contrastes y perdiéndote en un singular remanso de privacidad y deleite exquisito paseando por su magnífico patio mudéjar donde podrás disfrutar de un brindis de bienvenida y dejar volar el tiempo con la mejor compañía.

Cada rincón del hotel invita al relax y al romanticismo, resaltando el esplendor de arcos y columnas de piedra y mármol, así como la fastuosa altura de los techos, el suelo de marquetería a modo de alfombra o las inconmensurables puertas de madera noble, mostrando así el poder estético del pasado junto a un mobiliario exquisito al que sucumbirás a través de la calidad de sus piezas de reputadas firmas de diseño internacional. Te perderás en el mar de sensaciones del diseño minimalista de sus exclusivas suites de lujo con un ambiente cálido y acogedor, amplias y luminosas están equipadas con las últimas tecnologías para satisfacer a los huéspedes más exigentes que buscan el placer de espacios íntimos y personalizados creados para soñar al pie de sus balcones que acarician la luz que asoma sobre La Giralda y la Catedral de Sevilla.

Después de un lujoso descanso, podrás degustar un delicioso desayuno andaluz en su patio ajardinado en compañía del envolvente aroma del azahar y disfrutar de los mejores días paseando por los mágicos rincones de Sevilla, sabiendo que podrás regresar para sumergirte en el “cielo estrellado” del Spa ideado exclusivamente para sentir el placer del poder del agua y el arte del masaje con los cinco sentidos. Podrás continuar un día inolvidable degustando los sabores mediterráneos en la antigua bodega del Hotel Palacio de Villapanés, un Restaurante con una exquisita gastronomía andaluza regada por una selección de vinos que te sorprenderá con su especial creatividad llena de matices. Y no puedes olvidarte de ver el atardecer sevillano en la terraza del Palacio, un lugar perfecto para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad e impregnarte de la esencia de una ciudad mágica que cuando la conoces ya formas parte de ella invitándote siempre a volver. Sin duda, el Palacio de Villapanés es un Paraíso de ensueño sevillano, uno de esos lugares con un encanto especial del que nunca querrás marcharte.